Us proposem **la lectura d'aquest article**.

Los docentes no tienen formación suficiente para aplicar las TIC al aula, según un estudio

external image bot_tornar.png
MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -
Los docentes no tienen formación suficiente para aplicar las nuevas tecnologías (TIC) en el aula y los centros escolares sólo disponen, de media, de un ordenador para cada cuatro profesores, según revela el informe 'Tecnología Educativa 2008', realizado por la Confederación Española de Centro de Enseñanza (CECE).
Este estudio, presentado hoy, para el que se han recogido datos de 1.200 centros de todo el territorio nacional (concertados, públicos y privados), concluye que los centros educativos españoles trabajan "a dos velocidades" en el uso de la tecnología aplicada a la enseñanza y señala la necesidad de llevar a cabo proyectos de centro en la implantación de la tecnología en la escuela.
"La experiencia demuestra que para avanzar en el uso de las TIC en los centros es más importante la formación de los profesores y la concreción de un proyecto de centro, que dar dinero y ordenadores", aseveró el director del Instituto de Técnicas Educativas de la CECE, Mariano del Castillo, para añadir que estas iniciativas "no deben hacerse de arriba (Gobierno y administraciones autonómicas) a abajo (centros), sino al contrario porque anula la rentabilidad de las inversiones".

CASI EL 40% NO TIENE PRESUPUESTO PARA TIC

Casi el 40 por ciento de los centros escolares no cuenta con un presupuesto específico para TIC. No obstante, el 58 por ciento restante, a pesar de tenerlo, buena parte de su partida para este fin se sitúa por debajo de los 6.000 euros; otros, menos de 600, y sólo para pagar la conexión a Internet.
Este trabajo, llama la atención el "escaso número" de ordenadores a disposición de los docentes en su centro de trabajo, en contraposición con los que tienen a su disposición los alumnos, teniendo éstos casi el doble que sus profesores (7 equipos). "Es probable que el profesor sea uno de los pocos trabajadores con estudios universitarios que hoy día no dispone de un ordenador propio para trabajar", apostilló Del Castillo.
Los colegios públicos en Secundaria cuentan con una media de 119 ordenadores por centro --50 en clases ordinarias, 45 en aulas de informática, 19 en despachos de profesores, y seis para tareas administrativas-- y disponen, además, de 2,5 aulas de informática. Estos datos contrastan con los centros de Primaria públicos, en los que sólo hay 32 ordenadores por centro, es decir la cuarta parte --14 en aulas de informática, 12 en aulas ordinarias y tres en los despachos--.
En el caso de los privados, tiene la mitad de ordenadores que los públicos de Secundaria (52), la gran mayoría de los cuales (31) se encuentran en aulas de informática. En las clases tiene menos que los públicos de Primaria y seis veces menos que en los institutos.

PIZARRAS DIGITALES "EMBALADAS"

El estudio también se examina la disponibilidad de conexiones a Internet, además del material de apoyo en las aulas como los cañones y las pizarras digitales que sustituyen poco a poco a las tradicionales pizarras.
Así, en muchos centros disponen de una o dos pizarras digitales instaladas en clases escogidas, "como si estuvieran calibrando sus posibilidades y aprendiendo a utilizarlas". Sin embargo, en otros colegios la pizarra "está aún embalada", puesto que se está esperando a la etapa vacacional para que el profesorado se "familiarice" con ella "con tranquilidad".
La conexión a Internet es, según los autores del estudio, "otro de los aspectos esenciales" para la implantación de las nuevas tecnologías en las escuelas. De hecho, la práctica totalidad de los centros están 'conectados' (99,6% de los encuestados). Sin embargo, no son tantos los que tienen instrucciones de uso de Internet (12,5%), ni siquiera restricciones a ciertas páginas Web o seguridad.
-. Firma: BSMS .-

RESPOSTA
Jordi B
Jordi B

Pel bon funcionament de l’escola d’avui, és crucial pels mestres adaptar-se, fer servir les eines per aprendre a usar-les i intentar comprendre la cosmovisió dels alumnes de l’era digital. La tecnologia a l’escola no és una opció, és una tendència inevitable que hem d’aprofitar per educar millor, amb noves pedagogies que recolzin una educació dels infants i que els prepari per ser competents davant la contingència.

Però quan parlem de noves tecnologies, també hem de tenir en compte altres aspectes diferents al maquinari com l’aplicació de noves metodologies més adequades, la formació dels mestres, el suport tecnològic i tècnic als centres educatius, etc. En aquest sentit, hem començat la casa per la teulada, perquè hauria estat un bon inici fer una aposta clara per la renovació dels mitjans (millora de la connectivitat) i per la formació dels docents (facilitant i incentivant la seva assistència als cursos adients), en comptes d’omplir les aules d’ordinadors que, entre d’altres coses, han empobrit les arques de l’administració educativa i, a Catalunya, també les butxaques dels pares.

La meva experiència personal mostra una situació escolar amb una clara escletxa digital dins dels centres educatius: per una banda, molts mestres veterans (i alguns no tant), intenten no perdre del tot el tren de la tecnologia, sobrepassats per una vertiginosa successió de canvis que afecten directament els seus alumnes; d'altra banda, alguns docents amb més coneixements TIC, intenten aportar el seu coneixement per afavorir un canvi paradigmàtic al sistema educatiu en relació a la inclusió de les noves tecnologies en el dia a dia escolar. Però, sovint, la distància que hi ha entre aquests dos mons és massa gran, de manera que les accions que fan els mestres TIC per apropar les noves tecnologies a la resta de personal, només troben resposta en aquells mestres que de fet ja s'hi han posat, i no pas en aquells que estan a l'altra banda de l'escletxa digital.

En conclusió, crec que la formació TIC dels docents és ara com ara molt deficient en un gran percentatge, i moltes de les accions que es fan per solucionar-ho no són gaire eficaces. Un tema que caldria posar com a prioritari en tots els projectes educatius dels centres, és un pla estratègic d'immersió del professorat en les noves tecnologies, pensat i adequat sobretot per aquells que més ho necessiten.

Jordi Bermúdez